Eleva la temperatura de las partes más frías de las paredes para impedir la pulverización de las mismas y eliminar las condiciones para la aparición del moho.